You are currently viewing ANTI VALENTÍN

ANTI VALENTÍN

Celebrar el Día de San Valentín desde siempre ha sido un poco polémico para mi. De pequeña la falta de las tarjetas en mi mochila me producía tristeza, luego no tener citas este día que no me sentía querida… Así que de adolescente decidí con mis amigas celebrar nuestra amistad a cambio y esto se convirtió un poco en una pequeña tradición anti-valentina. Con el tiempo la comercialización de San Valentín y la locura que le acompaña, consiguió que no quisiera saber nada de él. Incluso teniendo pareja, ver los corazones y el rojo por todas partes me producía aversión y rechazo. Lo veía todo muy falso, ya que si se quiere a alguien no se espera a un día concreto para expresarlo. Los actos de amor se debería de hacer todos los días del año. Y sigo pensando lo mismo, pero…

     

La historia de este día es muy compleja y tiene profundas raíces, incluso en los tiempos paganos. En la antigua Roma, el 14 de febrero era la víspera de Lupercalia – una fiesta en honor a Fauno (Dios de la fertilidad), el encargado de los rebaños y la cosecha. Ese día se organizaban eventos acompañados por numerosos rituales. Uno de ellos consistía en que los jóvenes sorteaban a sus acompañantes de la ceremonia de una caja con los nombres de las chicas escritos en los papelitos. Según fuentes antiguas, además de sus nombres, incluían también mensajes de amor cortos. Esta celebración se olvidaría después de la caída del Imperio Romano. Pero el Cristianismo, al no conseguir erradicar las tradiciones y costumbres conocidas y cultivadas, decide hacer con San Valentín lo que hizo con otras fiestas nacionales. Le dio interpretaciones cristianas y se celebró, pero en honor de un santo suyo – San Valentín.

     

Y todo esto me hace pensar… Si desde siempre se relacionó con los sentimientos de amor y amistad, ¿qué más da cómo lo ve el resto del mundo? Desde que se estableció oficialmente como día de los enamorados, ¿porqué no usarlo? Todas las excusas valen para pasar el tiempo con tu ser querido. Y  también para hacer lo que amas, ya que uno puede estar enamorado de muchas cosas. Yo, entre otras, estoy enamorada de mi trabajo. Por eso una parte de mi día lo dediqué a divertirme con mis animales y con la luz. Amber y yo en San Valentín te mandamos mucho amor y te deseamos que se convierta, igual que para mi, una celebración de ti mismo. Porque sin el amor propio, uno es incapaz de querer verdaderamente al otro. 

     

Pd. Si te gusta esta serie de fotografías aquí encontrarás unas tarjetas bonitas y divertidas. 

Leave a Reply